Del Multiculturalismo a la interculturalidad (por Pérez Tapia)

Filosofía de la cultura: del multiculturalismo a la interculturalidad. Cuestiones para el debate (7)

Nuestras sociedades, en época de globalización, son sociedades con una intensa diversidad cultural. Su pluralidad compleja, una vez que dejó de ser válida la equiparación ideológica entre una sociedad y una cultura, a partir de la cual se habían diseñado nuestras instituciones y su funcionamiento, requiere repensar cómo articular la convivencia social desde una democracia en la que efectivamente se dé un verdadero reconocimiento de la alteridad. ¿Cómo convivimos en libertad e igualdad los que somos diferentes?

El reconocimiento de la diferencia ha pasado a estar en el centro del debate político, y la filosofía debe hacer su aportación al mismo, teniendo en cuenta las realidades de las culturas y a la vez las pretensiones normativas que se puedan sostener desde un universalismo que ya no sea ni impositivo ni etnocéntrico. Ante la diversidad cultural presente en nuestras sociedades, no valen las estrategias asimilacionistas del pasado, negadoras de la diferencia y, por supuesto, hay que recusar con fuerza todo lo que tienda a alguna forma de limpieza étnica, siempre injustificable negación del diferente.

Los retos de la pluralidad cultural, sea en la escala macro de un mundo globalizado, sea en la escala menor de cada una de nuestras sociedades, exigen nuevos enfoques. Las estrategias del multiculturalismo afrontan el hecho de la multiculturalidad, reconociendo los derechos de los diferentes, pero con el riesgo de segmentar la sociedad en comunidades excesivamente cerradas sobre sus identidades respectivas. Es lo que se quiere evitar transitando hacia la interculturalidad como práctica dialógica a partir de la cual tejer la convivencia democrática. Frente a los voceros del choque de civilizaciones -Huntington destacó entre ellos-, erigir la interculturalidad como camino y objetivo para sociedades culturalmente plurales implica abrir nuevos modos de socialización, iniciar nuevas prácticas políticas, generar condiciones para un verdadero diálogo entre culturas y replantear a fondo los presupuestos desde los que compartir valores y normas que podamos suscribir como comunes.

Por todo ello, la filosofía tiene mucho que decir respecto al tránsito desde el multiculturalismo a la interculturalidad. A eso pretende contribuir el debate que suscitan los autores y textos que a continuación se citan:

1) Tariq Alí, en su obra El choque de los fundamentalismos, constata lo siguiente: “El capitalismo ha creado un mercado único, más no ha eliminado las diferencias entre dos mundos enfrentados y separados por la línea divisoria aparecida en el siglo XVIII e institucionalizada en el XIX. El siglo XX ha presenciado numerosos intentos de trascender esa escisión mediante revoluciones o guerras de liberación nacional […] pero al final el capitalismo ha demostrado poseer mayor astucia y mayor resistencia. Su triunfo ha convertido al primero de esos mundos en el depositario máximo de la riqueza y en el gran ostentador de un poderío militar incontrolado […] Los pueblos desheredados no pueden olvidar en ningún momento su debilidad […] La rabia, la frustración y la desesperación se multiplican […] Ésta es la miseria existencial que genera inseguridad y promueve odios letales”. Frente a las tesis de Huntington en El choque de civilizaciones, este escritor paquistaní sostiene otra visión de la “violencia sistémica” del mundo, que no remite sus causas a supuestos potenciales de conflicto que conllevarían las civilizaciones desde sus incompatibles núcleos “esenciales”. ¿Qué relación y diferencia hay entre civilizaciones y fundamentalismos? ¿Qué argumentos se pueden esgrimir a favor de uno u otro de esos enfoques?

2) La historiadora tunecina Sophie Bessis, en su libro Occidente y los otros. Historia de una supremacía, ofrece una valoración muy crítica de cómo en Occidente seguimos considerando a los otros: “Actualmente, en Occidente conviven diversas formas de abordar la existencia de los otros. Desde su negación al reconocimiento de alteridades disfrazadas con falsas equivalencias, pasando por su estigmatización o por la apropiación de sus características semejantes, todas estas formas son estrategias que, como tantas otras, permiten reconstruir con imágenes inéditas y modalidades renovadas las jerarquías en las que se funda la superioridad occidental […] incluso si se han reemplazado los criterios de la raza o de la civilización por el eminentemente más valorable de la comunión en el respeto a los derechos fundamentales, la proximidad al modelo de referencia es la única prueba real que se exige a los aprendices. El que no intenta parecerse a él en todos los aspectos se ve privado del derecho a apelar a los principios que de él se derivan por los que poseen el monopolio de su enunciación”. Si en el mundo occidental no se ha superado el etnocentrismo, ¿ello desvirtúa las pretensiones universalistas? ¿Cómo afecta eso a las propuestas de diálogo intercultural?

3) Jacob Levy, en El multiculturalismo del miedo, plantea la posible confluencia de los culturalmente diferentes en apreciaciones morales compartidas: “El hecho de que el pluralismo cultural nos hace ser precavidos con ciertas clases de juicios morales nos advierte de no hacer que todas nuestras prácticas y normas se conviertan en verdades morales universales. La diversidad cultural debería prevenirnos especialmente de imponer de forma política ciertos tipos de juicios morales en lo que respecta a otras comunidades culturales. Sin embargo, no debería impedirnos poner en práctica dichos juicios morales cuando las prácticas de una comunidad cultural son violentas o crueles”. ¿Con qué legitimidad se pueden juzgar prácticas culturales desde otras culturas distintas? ¿Cabe hablar de un núcleo ético compartido o común denominador moral?

(Cuestiones para el debate en la sesión de prácticas de Filosofía de la cultura -asignatura del Grado de Filosofía de la UGR- del 8 de mayo de 2013)
Publicado por Pérez Tapias en 13:16
Etiquetas: Ciencia.Universidad, Cultura, Filosofía, Interculturalidad

Anuncis