¿Qué funciona en Educación?

Escuela con cerebro

El equipo de investigación de John Hattie, profesor de la Universidad de Auckland, analizó durante 15 años más de 50000 estudios en los que intervinieron más de 240 millones de estudiantes en todo el mundo con el objetivo de reconocer los factores más importantes que afectan al rendimiento académico de los alumnos. Identificó 150 influencias sobre el aprendizaje (programas, metodologías, técnicas, etc.) y las clasificó según una medida estadística conocida como tamaño del efecto (d), un valor que aunque puede ser negativo (efectos perjudiciales sobre el aprendizaje) oscila entre 0,0 y 2,0. A partir del valor d= 0,40 las intervenciones se pueden considerar efectivas y si superan el valor d=0,60 excelentes.

Los resultados demostraron que casi todo funciona (hay pequeñas excepciones como las vacaciones de verano, los efectos de la televisión o los cambios continuos de escuela) aunque hay estrategias educativas que tienen un mayor impacto sobre el aprendizaje…

View original post 1.104 more words

José Barrientos Rastrojo, profesor de la Universidad de Sevilla: “esta ausencia de filosofía puede contribuir a que los ciudadanos no desarrollen sus capacidades éticas”

Aula Abierta

Tras la propuesta del ministerio de Educación y la implantación de la LOMCE, se pretende eliminar la Filosofía tanto de la enseñanza básica como del bachillerato. Sin embargo, desde la Universidad se afirma que es una disciplina cada vez más útil y que ofrece un amplio abanico ocupacional. Para profundizar en el tema esta semana contamos con José Barrientos Rastrojo,

View original post 362 more words

¿Cómo desarrollar la conciencia moral?

Didáctica de la Filosofía

“¿Cómo empezar? Realismo y reconocimiento de la conciencia moral inmediata. Esa conciencia no significa memorizar las filosofías éticas de nuestra cultura occidental, esa conciencia no significa reproducir un dualismo bien/mal heredado por la tradición y contexto donde crecemos. Empieza en un lugar llamado sensibilidad moral: la empatía hacia nuestros semejantes. Esa palabra comienza con todos aquellos que forman nuestra red social: familia, escuela y sociedad. Quien se pone en el lugar del otro, está enfrentándose a cualquier mal posible. Desde ahí todo lo anterior cobra sentido y aparece interiorizada una palabra que justifica la pasión educativa: un alumno, una persona. No hacerlo significa que todo vale para conseguir un fin: la crisis en que estamos es un ejemplo de ello. Bandura nos enseñó la potencia en el desarrollo personal del aprendizaje por observación. Dicho de otro modo: no hay casualidades morales. Bandura lo sabía: ellos crecen a través de nosotros.”

View original post 8 more words